Maltrato animal

Tengo fe en que podemos cambiar nuestra sociedad egoísta y retrógrada que hoy en día nos invade.
Mi nombre es Rebecca Aquino García, curso primer año de preparatoria y escribo esto con el objetivo de concientizar aunque sea a ti que estás leyendo esto acerca de este problema que nos atañe a todos, pero, pensarás, ¿por qué me perjudica a mi? bueno, nosotros como sociedad siempre hemos arrasado con todo lo que podamos para un bien personal mientras que no nos perjudiquemos. Hemos acabado con ecosistemas, especies y todo lo que como planeta somos, pero, ¿por qué actuar sin antes imaginar lo que esto va a causar? Es fácil, solo buscamos lo mismo que como instinto hemos hecho siempre, un bien personal. Pero esto solo nos lleva a una pérdida general.
Durante muchas décadas nos hemos aprovechado de la naturaleza para “crecer” tecnológicamente, económicamente y poder evolucionar, pero, ¿por qué no buscar otras formas? Hemos llegado a límites absurdos como la destrucción de hábitats de especies que lamentablemente gracias a esto ya no existen. Dejamos de lado la necesidad y hacemos cosas por placer como la caza de animales. Queremos obtener poder y altas etiquetas por traer ropa y calzado de piel de animales. Olvidamos que hay muchas formas para divertirnos pero sin embargo preferimos ver sufrir a un animal llamándolo “arte”, solo recuerda que el arte crea y no destruye. Ocupamos de ver como se matan 2 animales en peleas para poder entretenernos un sábado por la tarde. Alimentamos esta mafia llevando a nuestros hijos a circos y ferias para distraernos viendo como los animales pasan horas de maltrato para 40 minutos de show. Compramos perros de raza solo porque están bonitos cuando fuera de tu casa hay uno que por no ser de raza tiene que pasar hambre, frío y soledad. Necesitamos tener animales de transporte porque no somos capaces de buscar otros medios. Dejémonos de aprovechar de algo que solo por no tener voz inmediatamente sus derechos desaparezcan. Todos necesitamos de un hogar, alimento, amor y sobre todo respeto. Hay que apoyar y seguir cosas buenas, que nos permitan crecer como humanidad y nos dejen algo bueno como personas. Hagamos un bien común y no creemos nuestra propia extinción, porque sin la naturaleza de nuestro lado, nosotros no somos nada. Aprendamos a respetar y a valorar lo que tenemos, creo firmemente que como debes de respetar al político más importante debes hacerlo con un perro que está pidiendo comida. Al final de todo es una vida y el valor de la empatía habla por nosotros, extiéndele la mano a los animales que no deciden tener una vida de maltrato así como lo haces cuando saludas, así de fácil. Nosotros no somos quién para disfrutar el dolor de los otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *