¿Por qué nos sentimos solos?

Por Daira Malibran

Como adolescentes muchas veces nos sentimos solos y no sabemos por qué, ¿por qué a pesar de estar rodeado de amigos y de otras personas nos sentimos de esta manera? Como si algo nos hiciera falta. Creo que todos en algún momento nos hemos sentido así o hemos pasado por alguna situación que se le parezca, antes de empezar con el tema debe quedarnos claro una cosa ; que la soledad NO ES ALGO MALO. Es sentimiento propiamente humano que sentiremos a menudo y al que muchas veces no prestamos la atención necesaria pese a que nos hace entrar en un estado de tristeza y/o depresión.

Tenemos una idea errónea a cerca de lo que significa estar solos. Creemos que el no tener muchos amigos e incluso no tener pareja es el motivo de sentirnos así.
Lo cierto es que muchas veces esto se debe a la falta de autoestima y seguridad dentro de nosotros mismos, y no digo que todos tengamos este problema, pero la mayoría de las veces se debe a esto, añadiendo a que nos importa demasiado las opiniones ajenas sobre nosotros y que estos nos afecta de manera muy directa.

Es importante aprender a conocernos a nosotros mismo, saber quienes somos, que queremos y hacia dónde vamos y de esta manera proyectar lo que queremos y lo que realmente somos hacia los demás. Este consideró que es el primer paso.

En segundo lugar, aprender a diferenciar entre lo que es estar solo físicamente y emocionalmente, una persona que disfruta estar sin compañía podrá quizás sentirse acompañado interiormente y está en paz consigo mismo y por otro lado una persona que se la vive rodeado de otros, puede sentirse la persona más sola del mundo.
¿Tenemos miedo a estar solos? La verdad es que sí, muchos de nosotros no sabríamos qué hacer en caso de quedarnos sin las personas que están con nosotros diariamente, y es algo totalmente comprensible, nos llena de inquietud y de temor pensar en el simple hecho de quedarnos solo el resto de nuestra vida.

El tercer y últimos punto es saber que no dependemos absolutamente de nadie, el estar felices depende de nosotros mismos, de esta manera evitaremos sentirnos vacíos, debemos tener seguridad y el valor suficiente para afrontar todas aquellas situaciones que se nos presenten y que nos puedan poner en peligro.

Saber que nos tenemos a nosotros mismos, ser seguros y darle nuestro propio sentido a la vida, quizá la frase “mejor solo que mal acompañada” sea completamente cierta, la soledad y el pasar tiempo con nosotros mismos nos fortalece como personas, nos hace darnos cuenta de quienes somos realmente, cambiar para bien, aprender a ver a la soledad como un momento para estar con nosotros mismos, valorarnos y conocer todas aquellas partes que no sabemos o que todavía no describimos sobre nuestra persona.

Los jóvenes somos las personas más vulnerables a tener este tipo conflictos día con día, pero debemos buscar la manera de dar solución y salir adelante tras las crisis en las que nos encontramos muchas veces, recordando siempre que habrá alguien para nosotros aunque no lo creamos además que esto no debe porque afecta en nuestras relaciones sociales. Así mismo aprendemos a valorar la compañía de quienes nos rodean y hacer más empaticos. Comencemos a ver la soledad como algo positivo dentro de nuestras vidas y no como algo tormentoso que acabe con nuestra felicidad.

“Una persona puede sentirse sola, incluso siendo amada por muchas personas más”
Anna Frank

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *