Libros Nuevos.

Por Melissa Rojas Reséndiz

Al entrar, te percatas de la cantidad innumerable de estantes que tapizan las paredes de la biblioteca, te adentras un poco más y ves múltiples libros, acomodados uno a uno, acorde a su contenido. En el primer estante hay libros de matemáticas, en el otro, en ese que está al fondo hay libros de arte y así puedo seguir nombrado cada uno de lo posibles temas que pueda haber en un libro.
Ahora, es tiempo que tú escojas el estante al que te vayas a dirigir, si al de matemáticas o al de artes. Te decides por uno, cualquiera, tomas un libro, dispuesto a leerlo, pero como buen lector, ves la portada, no tiene dibujo atractivo y lo regresas
al escaparte, sin mínimo antes leer la sinopsis. Y así irás, libro tras libro hasta que encuentres uno que te llame la atención. Ya que lo tienes, vas a la parte de la mesa más desocupada, la que tenga mejor iluminación y la mayor comodidad. Hasta ahora todo bien, ¿cierto?
Ahora toca que leas la anteportada, y en este instante es en el que pueden surgir dos situaciones: que te agrade mucho el libro o bien, que lo deseches como al resto.
En el mejor de los casos, te agrada el contenido previo a los capítulos, lo lees, quizás tardas un mes o bien un día, y por increíble que parezca, se convierte en tu libro favorito, el cual no puedes dejar de leer, siendo que te memorizaste el final en la página 364
En el peor de los casos, haces lo mismo que con el resto, pero ahora sabiendo el contenido previo, y no te das la oportunidad de leerlo más a fondo.
Incluso puede que te encante lo que veas, ese libro de portada brillante, que todo mundo ve y catalogado como el bestseller del mes. Ese que tiene infinidad de reconocimientos por parte de New York Times, y al final, después de todo, terminé no siendo de tu agrado.
¿Por qué digo esto? Por qué lo mismo pasa con las personas que nos rodean.
Mi nombre es Melissa Rojas Reséndiz y esta es mi perspectiva acerca de las personas.
Así es, cada persona es un libro nuevo que estás o no por conocer, depende de ti.
No siempre se congenia con todas las personas, así como no todos los libros son de tu agrado.
Puede que muchos aseguren lo magnifico que puede llegar a ser una persona, así como el bestseller, pero puede que esa persona extraordinaria de la que todos hablaran, no es tan asombrosa como se rumoreaba.
Quizás aquel libro que en verdad no querías leer, y se cruzó en tu camino para ayudarte en un trabajo de química, se convierte en tu mejor aliado y acompañante a dónde quiera que vayas. Ese libro y solo ese, es el que te ayuda y te apoya en cada uno de los problemas de ecuaciones que se te presenten y por obvias razones, será al que recurrirás siempre, pues sabes que tendrá las palabras idóneas para hacerte entender.
Para mi, el mundo está lleno de libros nuevos, libros que puedes desechar por el contenido absurdo que tengan, libros que te ayuden a comprender mejor el sentido de la vida, libros que te hayan dejado marcado y que gracias a sus enseñanzas, nunca te olvidaras de ellos, o bien, esos libros que te sacan una solo una sonrisa.
Para comprender este texto de la mejor manera, necesito que lo incorpores al sentido de la vida.
La biblioteca de la que hablo, es el mundo y el entorno en el que nos desenvolvemos.
Los estantes son los lugares en los que estamos.
Los libros seccionados son las personas que te procuran por todos lados y los diferentes grupos sociales que existen.
Y por último, el lector, ese, ese eres tú, el que decide si se lleva el libro, o lo incorpora de nuevo en en estante.
Y en ese momento te das cuenta si en verdad vale la pena dejar el libro e irte, o llevarlo consigo toda la vida
Y si lo piensas, nosotros de igual forma somos libros, libros a los que se nos puede desechar, o se nos puede querer, pero independientemente del resultado, no deberás cambiar tu contenido, ni el orden de tus capítulos y ¿sabes por qué? Por qué habrá una persona que te quiera tal cual y cómo lo eres. Y si tú lo crees prudente, el corregir pequeñas oraciones para darle un nuevo sentido a la página 43, adelante. No te detengas por una mala critica o por qué no se vendieron todas las ediciones. Y tampoco te enaltezcas por una reseña del editorial más importante.
Y dime, ¿qué clase de libro te consideras?

Un comentario sobre “Libros Nuevos.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *