Transmitir a través de la música

Por Carolina Lara Tapia

He descubierto que a eso que le llaman don o talento, es un poder maravilloso que tiene el ser humano de llegar a otro a través del arte, en mi caso a través de la música. Y digo que es un poder, porque es capaz de transformar, sensibilizar, erizar la piel, hacer llorar o hacer sentir algo que no se puede expresar con palabras, eso que solo el alma puede sentir, pero que se siente bien; pero esa virtud de impregnar una emoción en el otro, se alcanza gracias a no solo años de estudio, de adquirir conocimientos técnico-teóricos, de investigación, expresión corporal, técnica teatral, constante entrenamiento y desarrollo de habilidades, sino también gracias a la observación, a la empatía, a la conciencia y control de uno mismo,porque además, el escenario exige vocación para que domines tus miedos, que enfrentes tus verdades, tus carencias y virtudes; para ayudarte a través de un medio sonoro auténtico a conectarte energéticamente con el otro. Así es, se crea magia, y las reacciones pueden ser muchas, la más cercana: el aplauso.

El músico además debe saber manejar este don con sabiduría, como todo poder mal encausado, te puede llevar a perder el piso, a sentirte superior, a luchar contra tu ego, a ser envidioso, por eso, este don, más que someterlo a competir se necesita compartir, no solo con aquellos que están abiertos a escuchar la música que emana de tu alma, sino también con los que tienen deseos de expresarse a través de ella.
No subestimemos el valor o el poder del arte, es un derecho que tendría que tener todo ser humano, desarrolla el intelecto, la creatividad entre muchas otras cosas. Habemos algunos que nacimos para hacer música, porque fluimos con ella, vivimos de ella, nos ayuda a comunicarnos pero sobre todo nos hace felices.
La sensibilidad hacia la música se manifiesta en edad temprana, y puede ser desarrollada simplemente por la exposición a un entorno musical favorable en nuestra vida cotidiana. Incluyamos en la educación de nuestros hijos el Arte, ya sea música, danza, artes plásticas, literatura, etc. o enseñémosles a apreciarla, démosle la importancia que se merece, no solo les ayudará a ser más inteligentes, más seguros, más cultos, más creativos … les ayudará a ser mejores seres humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *