LA PROFESIÓN QUE FORMA EL FUTURO

Por Fernanda Rivera Ramírez
Los maestros tienen una de las responsabilidades más importantes y uno de los retos más grandes de nuestra sociedad, que es formar a los médicos, abogados, ingenieros, licenciados y un sinfín más de ciudadanos del mañana, los niños y jóvenes que asistimos día con día a las escuelas.
¿Y por qué hablamos de un gran desafío? La sociedad cambia, la tecnología evoluciona y las generaciones vienen con una mentalidad distinta al pasado, con el paso del tiempo todo es más grande y los maestros deben estar preparados para enfrentarlo llevando a sus alumnos a estar listos ante la globalización del mundo.
Sin embargo, el ser maestro no se trata solo de enseñar y llenar nuestra cabeza de conocimiento, se trata de entender y comprender las necesidades de cada uno de sus alumnos, el notar que cada uno de ellos tiene más en su cabeza que solo venir a estudiar pero que con motivación logran que los alumnos demos lo mejor de nosotros y con un poco más de esfuerzo nos preparan para desarrollar lo mejor posible nuestras habilidades.
La docencia en uno de los empleos más difíciles de la actualidad es más que tener una licenciatura, para ser maestro se requiere vocación, una manera de ser cariñosa y amor por el aprendizaje, deseo de hacer una diferencia en la vida de los niños y jóvenes. Un buen maestro tiene grandes deseos de que sus alumnos logren ser exitosos; son agradables, son los primeros que llegan con buena actitud para enseñar, ellos se muestran disponibles con sus alumnos siempre dispuestos a resolver sus dudas para que comprendamos a la perfección un aprendizaje.
El ser maestro te genera una cercanía con los alumnos, tanto que algunas veces por los más pequeños son llamados “mamá o papá”, pero aún los mayores sienten esto, ya que con nuestros maestros sentimos seguridad a tal punto que confiamos en ellos para contarles de nuestra vida y pedirles ayuda con algunas cosas que algunas veces en nuestro hogar o en nuestra vida nos afectan.
Por medio de este blog quiero agradecer al Colegio Teresa Martín y a la Preparatoria Morelos por darme a los mejores maestros que han tenido la paciencia de enseñarme a lo largo de estos 11 años en la escuela, día con día han mejorado mi rendimiento como estudiante, me han enseñado a no darme por vencida y a esforzarme todos los días a ser mejor, pero sobre todo por hacer de mi una persona que persigue el éxito.
Feliz día del maestro a todas estas personas que ponen todo su amor en enseñar y trabajar por el futuro del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *