Autoestima

Por: Laura González Sandoval

No se tú, pero yo soy super fan de estos discursos motivadores que nada más escucharlos te ponen las pilas, te emocionan, te tocan el alma con cada palabra y te levantan de la silla, me gustan porque te dicen verdades. Porque te recuerdan eso que tú ya sabes pero se te olvida y necesitas que te lo vuelvan a recordar.
¿Quién soy yo para hablarte del autoestima? Si al final de algo no soy yo la que siente ese rechazo, esa inseguridad, timidez, incluso al no aceptarme a mi misma, por qué sigues siendo una persona que se está fijada en ella en el aspecto físico de la persona, tenemos moral, tenemos algo de lo que dependemos en sí, nadie depende de una cara bonita, ni de un cuerpo bonito, ¿cual es tu perspectiva? Algunas personas en ellas se ven mal, o sea pésimas, algunas otras tienen un buen autoestima yo diría que excelente, y no es que “estés en tu nube” y no está de más y mal que seas una persona “superficial” si así te quiere ver la gente, deja de tomar importante las opiniones, comentarios negativos que la gente te hecha en cara, todo lo que te has esforzado ellos no saben para qué llegue alguien y te diga que eres una persona superficial con un gran eso o tal vez todo lo contrario y te diga que eres insuficiente, quédate con todo lo bueno, esa gente es la que realmente vale la pena leer como persona, en mi opinión no me interesa y no es grosería, cero pero la opinión de la gente si no aporta lo absoluto en mi vida, creo que por lo menos una vez te ha pasado sentirte humillado (a) y por crearte una ideal incorrecta, rechazadora de ti, dos tipos de personas (la que recibe la crítica, y la persona que la lanza) quien la lanza que te dice intenta hacerte responsable de todo, con sobre apodos y este tipo de estereotipos como, estás gorda, fea, alta, chaparra, demasiado delgada, o sea enserio lastiman, yo sé que si, pero deja de depender tu aspecto por lo que te dicen, por este tipo de personas que ahora tenemos una colección de insultos, y si eres una de ella, deja de hacer sentir mal a la gente, deja de crearte perspectivas que en si no le importarían, fíjate en ti, y piensa lo mejor de ti, con una excelente actitud, sabes cuantas personas han intentado suicidarse por este tipo de personas? O tal vez ha sufrido de bullying, por crearte etiquetas de una persona inocente, a esta edad creas quien eres, descrubres quien eres, como te conoces, no te dejes caer, no toques fondo con esto, tú quiérete tal y como eres, no te menosprecies, que no te hagan sentir menos, tienes virtudes, y también puede que tengas algún defecto, todos lo tenemos, deja de desmentirte, no confundas tu personalidad con tu actitud, tu personalidad la estás descubriendo, quien eres eso es tu personalidad, tu actitud depende de quien seas tú! Siempre que los límites que creas en tú mente puedan ser vencidos en tu corazón, no necesitas que alguien te recuerde que eres increíble tal como eres.
Suma, deja de restar la sociedad, quiérete, ámate como eres, deja de crearte solo esas perspectivas negativas en ti, ten la oportunidad de conocer a las personas en ellas y no por las demás personas, se humilde, fíjate en la sencillez, en la integridad de una persona, nobleza, autenticidad, deja de impresionarte por apariencias, en algún grado académico, date “chance” chance de sentirte bien con todos, de disfrutar quien eres y lo que tienes, de aprender, saber, crecer así, de describir algo que no conocías de ti, absolutamente todo sea bueno o malo, va a pasar, aquí llegaste solo y solo te vas a ir, aprende de todo, aporta un poco de ti a las personas no confundas tu esforzar las cosas con forzar algo, vive, cuando eres feliz por ti, disfruta la gente que te rodea vale la pena cuando está en los mejores momentos, los mejores momentos están por venir, es ahí cuando te sientes feliz y sin saber por qué, da la mejor versión de ti, termino compartiendo mi frase favorita esperando que aprendas un poco de ella y como ya lo he dicho, no hay ningún guión, vive tu vida, elige lo esencial ¡SONRÍE!
“que las victorias no se te suban a la cabeza, y las derrotas no te claven nunca el corazón”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *