Estudiantes y problemas

Por Editorial Morelos News Radio
Vivimos en una sociedad en la que el estudio se ha convertido en algo rutinario y por obligación, la población juvenil mexicana no está enfocada en lo que debería ser el principal objetivo para poder crear un mejor país, esto no tendría ningún inconveniente si el futuro de México no dependiera de los jóvenes actuales.Pero estamos haciendo todo lo contrario, los intereses actuales dieron un giro hacia cosas superficiales.
Y si, somos los principales culpables pero también recae en personas muy importantes encargadas darnos el conocimiento y no es justificación para nuestra actual falta de hambre de estudio y de aprender a pensar, los maestros juegan un rol importantísimo a la hora de hablar del futuro de las sociedades; son los moldeadores y los encargados de diseñar el futuro a través de los alumnos, el punto es que los maestros se están dejando llevar y están cayendo víctimas de la rutina, están dejando de tener amor por la enseñanza hasta tal punto que su interés por los alumnos es casi nula.
Los maestros ya no están interesados en los jóvenes, aunque haya buena relación entre los alumnos y maestros, la enseñanza en nula.
Algo cierto es que bastantes profesores se quejan de la situación actual del país y de los problemas sociales pero no se dan cuenta de que ellos son los que pueden hacer que en el futuro México sea un lugar mejor, solamente enfocándose e interesándose en que los alumnos tengan los suficientes conocimientos y valores es cuando se va a notar la diferencia.
Esto, sumado a que muchos jóvenes no les interesa la idea de estudiar genera lo que estamos viviendo en la actualidad: un estancamiento intelectual en el que las prioridades no son más adecuadas.
Esto no quiere decir que todo México sea igual, no cabe duda y estoy completamente seguro de que existen instituciones que se interesan en dar buenos conocimientos y formar alumnos que tengan capacidades para poder cambiar el camino de México.
Para que el cambio ocurra es necesario una toma de conciencia para darnos cuenta de la situación problemática y cambiar, bien dicen que si no fallas no triunfas y aquí nuestro error fue cambiar de objetivos.
Ponerse a pensar lo que es bueno y es correcto para nuestro futuro es muy relativo, por el momento los jóvenes se enfocan en cosas que no van a dejar frutos y eso para ellos está bien pero es correcto que el enfoque debería ser distinto.
Habiendo una cooperación, entre alumnos y profesores, inculcando el gusto por el estudio se puede lograr un cambio y poder asegurar nuestro futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *