FEMINICIDIOS

Por Vanessa Ángeles Monroy

El 56% del territorio mexicano tiene alerta de violencia de género contra las mujeres. Los feminicidios en México aumentaron un 104% en los últimos tres años, con un total de 2560 casos. En el mismo periodo los asesinatos contra mujeres que no son contados como feminicidios crecieron un 58%. En total, al menos 9225 mujeres han sido víctimas de homicidio doloso en México en los últimos tres años. En el 2019 al menos 304 mujeres fueron asesinadas en el país, se promedian 10 crímenes por día.
Son cifras alarmantes para el país, la sociedad, las mujeres, las menores, y en general, para cualquier persona que tenga un familiar de género femenino. Los estados que concentraron la mayor cantidad de feminicidios en el último año son: Estado de México, Veracruz, Nuevo León, Chihuahua y Sinaloa.
Es indescriptible el miedo que siente una mujer al salir sola de casa y no saber si regresará o no, porque hasta para ir a la esquina nos da miedo, nos tenemos que cuidar y no querer “llamar la atención” porque nos puede costar la vida; la verdad es que ahora no estamos viviendo, estamos sobreviviendo: tener que voltear siempre a todos lados para verificar si alguien no te está siguiendo, tratar de no verte bien para que no piensen que tú estás “provocando”, buscar siempre un acompañante de confianza; es cansado llevar esa vida día con día, que si alguien te grita algo en la calle no poder decir nada, si quiera defenderte porque te estás poniendo en riesgo, tener el miedo de que alguien vaya tocándote en el transporte público, tomándote fotos sin tu consentimiento y puede que hasta seguirte para hacer con tu cuerpo lo que se les dé la gana. Sentimos temor, todo el tiempo, cada que salimos a la calle ponemos en riesgo nuestra integridad física, moral y psicológica.
Desde pequeña me han dicho que no tengo que vestir “provocativamente”, que yo debo de ganarme el respeto, pero he aprendido algo mucho más valioso, algo que siempre me ha marcado, y es que la cantidad de ropa que lleves puesta no determina la cantidad de respeto que mereces, que la que lleve la falda más corta no es “fácil” que la que se viste con la falda más larga no es “mojigata”. Dejémonos de estereotipos falsos, de críticas y de juzgar a personas que ni siquiera conocemos.
Ayudemos como de verdad podemos, si vemos a alguien sospechoso, denunciémoslo con la autoridad más cercana, y si eso no es posible, alertemos a los demás; si vemos que le están haciendo daño o posiblemente se lo hagan a alguien ayudemos a la víctima y siempre pongamos en práctica la empatía, porque algo debe de quedar muy claro, las mujeres no somos un objeto, no debemos de ser sexualizadas desde pequeñas, no somos un objeto de placer, somos fuertes, valientes, guerreras, soñadoras, trabajadoras, madres, hijas, aprendices, educadoras, amas de casa, somos tanto, y no merecemos que nuestros esfuerzos, nuestro trabajo y desempeño se hagan menos por ser mujeres.
El valor de una mujer no se mide por el tamaño de sus senos, de su trasero, de sus piernas, no somos sólo físico que admirar, somos inteligentes y capaces, jamás dejemos que alguien nos haga menos con comentarios absurdos y apoyémonos entre nosotras. El apoyo no es compartir post bonitos o halagadores en una red social, va más allá de eso, va desde dejar de insultar y juzgar a cualquier chica, hasta respetar el “NO” de una mujer, dejar de traicionar a alguien que te mandó una foto y dejar de “quemarla” con tus amigos. Matan 10 mujeres al día en México, necesitamos acciones de verdad, queremos que se cuestionen y cambien sus actitudes violentas, esas que escalan y terminan con la vida de nosotras. No estamos locas, nos están matando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *