Mi vida en la Morelos

Hola, mi nombre es Cameron Aleysha Osorio González, tengo 16 años, estoy en segundo semestre y este blog es sobre lo que he vivido en la Preparatoria Morelos
Lo que he vivido de este Colegio ha sido muy padre, es la etapa que más me está gustando de mi vida, en verdad que cuando llegué pensé que se me haría muy pesado, y que todo sería difícil, pero puedo decir ahora que ya voy en el segundo semestre que si estudias y le hechas ganas, saldrás muy bien, a mí en primer semestre me fue mal en algunas materias por lo mismo que se me complicaba, me quede en homologación teniendo 8.5 y pues desde ese momento yo dije que en este nuevo semestre me iría mejor, y de verdad me está yendo muy bien, me he esforzado, le echo ganas y pues las dudas que tengo siempre trato de que me las resuelvan los profesores.
Por otro lado las amistades que he echo en esta preparatoria han sido muy bonitas, creo que son relaciones con las que sé que contaría siempre, bien dicen que en la preparatoria es donde conocerás a tus amigos que estarán contigo toda la vida y pues de mi parte digo que si, tengo 3 amigas que quiero mucho,a dos de ellas las conozco de hace años y a una la conozco de meses y me quedaría con ellas porque se me apoyan, se que son buena influencia para mi y me hacen bien, tengo amigos de otros salones, de otros grados y de verdad que son súper buena onda, me platican sus experiencias de la preparatoria, de los semestres, y pues se me hace bonito compartir eso con ellos.
En preparatoria hay demasiadas actividades, y todas son muy padres experiencias, me toco participar en el Padayu, y pues me gusto mucho porque salíamos a ensayar, a convivir con nuestros compañeros, pero a la ves era muy frustrante, ya que era muy difícil tratar con los alumnos que no podían estar en total silencio, o que no podían estar quietos, pero al final ganó nuestro semestre, le gustó a la gente, a la Madre, a nuestros familiares, y creo que nos esforzamos demasiado, también tenemos conferencias en él auditorio de varios temas, de experiencias que tienen los jóvenes, de cosas importantes que nos dicen y es muy padre tener a todos participando, bailando, platicando y estar unidos.
Este año lo que más me ha gustado y de lo más bonito que he vivido en la preparatoria fue irme a misiones de Semana Santa, porque solo me contaban que era muy padre convivir con la gente, con los niños, pero de verdad yo quería vivirlo y cuando salió la lista para los que querían ir ahí estaba yo, ni le pregunté a mi mamá si me dejaba solo me anote y fui súper feliz y en verdad quería que llegara ese momento.
Puedo decir que ha sido una experiencia que volvería a repetir años tras año o mes con mes, me gusto mucho convivir con los niños, a darles no como tal pero darles catecismo, jugar con ellos, que me contarán cómo estaban, cómo vivían, y sobre todo agarrarles confianza para que ellos se desenvolvieran con nosotros y con ellos mismos, darle atención a una comunidad, hacerlos feliz con tan solo una palabra, con estar con ellos, a veces era difícil estar ahí, ya que pues en mi comunidad que me toco se llamaba “El Aguacate”y pues el primer día que llegamos nos recibió una señora con su esposo y nos llevaron a donde nos quedaríamos a dormir y cuando llegamos, nos dijeron aquí dormiran y era una capilla y pues nos dijeron que nos iban a traer cobijas, colchonetas y todo, entonces mientras lo traían fuimos a cenar con un señor que le dicen “bomba” muy buena onda, su esposa fue muy amable, sus hijos muy cariñosos y tomamos mucho aprecio con ellos, pasó el tiempo y pues nos tuvimos que ir para ya dormir entonces ya nos estaban esperando con todo y pues no nos dieron colchonetas si no tapetes y muchas cobijas y nos acomodamos muy bien.
En la mañana del domingo nos levantamos y nos teníamos que bañar y entonces para bañarnos teníamos que sacar agua de una manguera y la calentábamos con una resistencia, estaba muy rica el agua JAJA, mientras todos se bañaban,empezaron a llegar niños mucho niños, nos querían conocer y me tocaba el catecismo con mi amigo Omar Arenas, la primera clase nos conocimos todos, les preguntamos su nombre, les dijimos algunas cosas sobre Dios, y les dimos juguetes a los niños, unos eran muy penosos, Martín un niño muy lindo, penoso,era muy grosero y no nos hacía caso en ocasiones, pero hizo una carta donde se describía a él y decía que necesitaba cariño y que sus papás lo regañaban mucho, mi equipo de misiones lo que hizo fue acercarnos a él, dedicarle tiempo como a los demás niños, pero él para mí fue un niño increíble, un niño que me dio alegrías toda la semana, que podía estar abrazado con el a todas horas, platicando a pleno rayo del sol, diviertiendonos, de verdad un niño que fue mi admiración, por otro lado también conocimos a Felipe y a Javier que eran unos niños que queríamos mucho que platicaban con nosotros, nos ayudaban a las actividades, a ir a la otra comunidad, nos alegraban los días.
En las mañanas teníamos rosarios, pero pues no se presentaba la gente mayor, era muy poca la que asistía a nuestras misas, o a lo qué hacíamos nosotros, tocábamos la campana para que se acercaran o vieran que ya había misa y nada, entonces pues nosotros les decíamos a los niños que les dijeran a sus papás o cuando íbamos a comer.
Cuando íbamos a desayunar, a comer o a cenar siempre se nos acercaba alguien para llevarnos a su casa y pues darnos de sus alimentos, todo estuvo muy rico en verdad, sus té que hacían, el huevo con chile verde, con frijoles, con nopales, en salsa roja JAJAJA en verdad todo tipo de huevo, en las tardes, nos daban, pues ya sopa, soya con salsa verde y nopales, de verdad todo esta súper rico y pues cada día alguien hacia la oración para los alimentos, lavábamos los trastes, dábamos las gracias pues de darnos de comer y tenernos ahí, en las cenas nos llevaban atole con pan y estaba súper rico, todo lo que nos daban nos gustó,el penúltimo día recuerdo que todos teníamos mucha hambre JAJA y pues ya nos sentamos y todo entonces pues nos dieron un plato que no sabíamos que era de verdad se veía extraño, entonces pues empezamos a comer y pues si les gusto al profe y así y pues a algunos no porque no comíamos camarón, o por su sabor, la señora nos sirvió demasiado y obvio nos teníamos que acabar todo, entonces la profesora Eva le pregunto que cómo se llamaba y le dijo que revoltijo entonces nos dio mucha risa porque de verdad estaba bien rato su nombre y el plato.
Llegó el último día de misiones, los niños de verdad súper tristes porque se la pasaban con nosotros de 9 de la mañana hasta las 11 de la noche platicando, cantando, jugando fútbol de verdad nos encariñamos todos, y pues un día antes en la noche nos hicieron un convivio donde nos dieron tostadas, albóndigas con arroz, café, todo súper ricoooo y esa noche todo mi equipo de misiones dimos las gracias, y ellos a nosotros, todo súper bonito, lloraron los niños cuando nos fuimos, les dejamos recuerdos, y nuestro números para que estuvieran al contacto de nosotros, en verdad me dio mucha tristeza en ese momento, pero todo lo bonito que pase con los niños, con la gente con la que íbamos a hablar.
Creo que ha sido una experiencia súper padre muy bonita y cómo ya dije volvería a ir todas las veces que fueran posibles y los invito a todos ustedes para que puedan vivir todo esto que nosotros vivimos.
También pues tuve un equipo con un gran corazón, que fue el profesor Oscar, la profesora Eva, Ángel Chiapa, Omar Arenas, Gael Dottor, y yo, gracias por todo lo que vivimos una semana juntos, por todo lo que pasamos en buenos y malos momentos, por saber estar unidos siempre y tener esas platicas en las madrugadas, me gusto mucho compartir con ustedes algo tan especial para mi, muchas gracias, y pues yo Cam también me di cuenta de muchas cosas que yo hacía mal en mi vida y siento que esto me ha enseñado un poco de lo que debo de ser, de lo que debo valorar y de cómo tengo que disfrutar mi vida en general, esos niños que están en esa comunidad se quedaron extrañándonos, se encariñaron con nosotros y así como ellos, mi equipo de misiones y yo también los extrañamos, vivimos cosas muy bonitas, algunas muy malas pero siempre estábamos juntos para superarlas, quiero volver a repetir esta experiencia para brindarles amor, amistad, confianza, comunicación.
Gracias Preparatoria Morelos por lo que he vivido, por enseñarme grandes cosas, y por darme oportunidades tan grandes
Así termino este blog espero les haya gustado y tengan la oportunidad de meterse a la Preparatoria Morelos.

3 comentarios sobre “Mi vida en la Morelos”

  1. Gracias Cam por dejar el corazón en misiones, eres un ser maravilloso y auténtico. Fue un regalo para todos nosotros el compartir contigo tan hermosa experiencia.

  2. Gracias Cameron por compartir tu experiencia de fe, recuerda esa niña alegre y a la vez trabajadora en la primaria. Y ahora avanzas no sólo en edad sino en sabiduría delante de Dios y los hombres. Estoy de acuerdo contigo la Preparatoria Morelos es un medio para fortalecer tu amistad con Jesús no lo olvides nunca, un fuerte abrazo por compartir tu experiencia de Dios y ayudar a que otros la vivan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *