¿Cuánto me ama?

Fraternalmente y en comunión de oraciones:
Hna. Ma. de la Cruz Meza Valadez, CMST

Ningún día es igual a otro, en la vida hay momentos y circunstancias que marcan la existencia, cuando descubrimos el sentido profundo de lo que es el amor nos ponemos en marcha por un camino a veces inimaginable, que nos lleva a acontecimientos que piden de nosotros un servicio, un sacrificio, una entrega.
Esto fue lo que paso en la vida de Jesús, Él que es el Amor, en el momento crucial de su historia cuando ya había señalado el camino para que como humanidad supiéramos que somos hijos creados a imagen y semejanza de Dios, tuvo que hacer una entrega total de su vida, no por que quisiera morir, sino porque ante el corazón de piedra, la cerrazón de ideologías de su tiempo, muchos no le creyeron, para otros era una amenaza y más de alguno se enfrentaba a la confrontación interior, cada uno de estos motivos fueron la causa de su condena. Él da la vida por amor y desde su entrega generosa muestra una forma nueva de amar, con un amor que nos transforma, nos da nueva dignidad como seres humanos capaces de amar y de entregar la vida por los demás.
El Viernes Santo es el día del amor y la esperanza, este día nos hace reflexionar en: ¿Cuánto me ha amado Jesús? ¿Cómo es que ha dado la vida por mí? Sencillo lo que Él dice, hace y siente, va encaminado a que “todos tengamos vida y la tengamos en abundancia”, por lo tanto, quienes descubrimos este Amor nos adentramos en un continuo proceso de conversión que compromete a anhelar que todo tenga vida y la tenga en abundancia. Esta premisa pone en movimiento e implica ir al encuentro de mi hermano que me necesita y a quien necesito, mueve a no ser indiferente ante lo que causa la muerte de las personas y del medio ambiente.
El recordar las causas de la muerte de Jesús nos lleva a pensar que la dinámica de los seres humanos es complicada, Él siempre tiene propuestas de hacer un mundo más fraterno, de proclamar una buena noticia para quien no cuenta con posibilidades de vivir; ¿Cómo se hace un mundo más fraterno? ¿Cómo se proclama una buena noticia? Jesús nos da la pauta, Él no vino a explicar por qué el pueblo era oprimido, por qué tenía hambre… Él vino a cambiar el corazón de las personas. Las múltiples situaciones que destruyen la existencia van a permanecer, lo que las minimiza o las agrava son las actitudes que tomamos frente a ellas. Es por eso que para Jesús es importante que descubramos la dignidad que tenemos, esto nos lleva a amarnos, respetarnos y ser corresponsables.
Sí se hace más visible el tratarnos con dignidad, se iluminarán las realidades que nos están devastando, aspiremos a que en la familia los padres traten con dignidad a los hijos, los hijos estimen la dignidad de sus padres; en las escuelas los Maestros reconozcan la dignidad de sus alumnos, los alumnos aprecien la dignidad de su Profesores y entre compañeros de clase admiren su dignidad; a nivel social descubramos en las personas su dignidad de hijo de Dios; en nuestra relación con el medio ambiente seamos conscientes en nuestra forma de consumir y utilizar los recursos naturales.
El tratarnos con dignidad nos lleva a tener actitudes de servicio, de ser capaces de sacrificar nuestros intereses por un bien mejor e incluyente, a salir de nuestra zona de confort y entregar la vida por causas que dignifiquen al ser humano y el cuidado del planeta. Así seremos seguidores de Jesús, comprometiéndonos con la vida y entregándola a ejemplo de nuestro Jesús.
El Viernes Santo es el momento propicio para vivir en actitud de silencio profundo, actitud primordial para adentrarse en el acontecimiento de la pasión y redescubrir al amor de los amores, que nos da la capacidad de resucitar a una vida nueva donde seamos amor y esperanza para cuanto nos traten.

P:D Unidos en oración para vivir esta Semana Santa en escucha a las inspiraciones del Espíritu Santo que obra en nosotros maravillas, y es nuestra fuerza en los momentos que parece que nuestra cruz se vuelve pesada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *